Hablar sobre la historia de Mekong Delta, hasta el siglo XVII, los jemeres constituían la población mayoritaria del delta. Era una lejana provincia del imperio de Angkor, o al menos de lo que quedaba del él en aquella época. Hoy, los escasos 300.000 camboyanos que aún viven aquí son los jemeres krom ( jemeres de río abajo).

Huyendo desde el norte de las incursiones chinas, los annamitas llegaron en el siglo XVII en busca de un lugar donde asentarse y de riquezas (el arroz y la vida estaban allí), y se dispersaron por esta parte meridional de Cochinchina. Impulsaron su desarrollo secando las zonas pantanosas, excavando miles de canales y creando e irrigando nuevos arrozales. Francia, sólidamente implantada en el delta durante la época colonial, tuvo que hacer frente a la rebelión nacionalista del sur.

vẻ đẹp của việt nam

Los guerrilleros del Vietminh se establecieron primero en la célebre llanura de los Juncos, donde se ocultaban los cabecillas de la insurrección contra los franceses. Posteriormente, durante la guerra de Vietnam (contra los estadounidenses), el delta del Mekong se convirtió en un activo foco de los combatientes del Vietcong, que inventaron una táctica adaptada al entorno y el relieve: la guerra de los arrozales. Los hombres vivían sumergidos en charcas de agua, escondidos detrás de los setos de bambú y los diques.

El Mekong, último monstruo sagrado

Desde las nieves del Tíbet oriental, donde nace, hasta el mar de China, donde desemboca, el río Mekong recorre casi 4.200 km y riega seis países (China, Myanmar, Tailandia, Laos, Camboya y Vietnam). Es el décimo río más largo del mundo y el tercero de Asia, tras los dos grandes cursos de agua chinos, el Yangzi Jiang (río Azul, 5.500km) y el Huang Ho (río Amarillo, 4.800km). Pero es el segundo río de Asia por su caudal: 15.000 m3 por segundo cuando las aguas están bajas, 60.000 m3 durante la época del monzón.

Brutal y majestuoso al mismo tiempo, hostil y benefactor, este gran río continúa siendo una arteria vital para la antigua Indochina, donde millones de seres humanos lo condideran una fecunda (Madre de las Aguas). Su recorrido por el extremo meridional de la antigua Cochinchina asegura la subsistencia de una de las regiones más pobladas de Vietnam, e incluso de la del delta del río Rojo (en el norte del país).

Es, sin duda, uno de los ríos con más vida de Asia; el Mekong transporta sobre sus aguas una legión de barqueros y pescadores, vendedores de frutas y verduras, frágiles embarcaciones de remos conducidas por mujeres tocadas con el sombrero cónico…